Las palabras que dices determinan el modo en que vives. Declarar las promesas de Dios puede producir sorprendentes bendiciones. Con solo cinco minutos por día leyendo y declarando la verdad de la Palabra de Dios sobre tu vida, te sorprenderá lo que producirá en ti.

 

Autor: Joel Osteen